lunes, 31 de agosto de 2015

ATADOS CAPITULO 2 Una nueva vida

De vuelta en casa tras el maravilloso viaje de novios, empiezo a ir a la universidad para estudiar la carrera que hace años dejé atrás por contentar a Max. Cristian me ha animado mucho a que volviera a hacerlo. Estoy feliz. Me pongo un tejano y una camiseta blanca, en media hora debo salir de casa para ir a la primera de las clases. Cristian está en la cocina preparando el desayuno. 
Cuando entro en la cocina me lo encuentro ya sentado en la mesa.
-         Buenos dias, cielo. Anda siéntate, ya tienes el desayuno listo.
-         Gracias, cielo – me siento en la mesa frente a él y empiezo a comerme una de las tostada que Cristian me ha preparado.
-         ¿Estás nerviosa? – Me pregunta.
-         Un montón.
-         Aún tenemos unos minutos, si quieres puedo calmar esos nervios – me dice insinuante.
-         No, sería peor, creo – digo sonriendole picaramente.
-         Sabes que no deberias negarle nada a tu amo.
-         ¡Oh, lo siento! – Le pido disculpas, excitándome imaginando un castigo para ese error.
-         Anda termina de desayunar que te llevo. Luego hablaremos del castigo por negarte a complacerme.
-         Si, señor – respondo.
Una vez en la universidad, el día transcurre tranquilo y poco a poco me voy adaptando al ritmo de las clases.

***

A la hora de salida se supone que Cristian viene a buscarme. Salgo de la clase ansiosa por verle y sobre todo por descubrir cual debe ser el castigo que se le ha ocurrido. Me despido de mis compañeros y decido entrar en el baño antes de salir y repentinamente siento unas manos que me cogen y me tapan la boca. El extraño me hace entrar en un baño. Estoy asustada, pero al oir su voz me tranquilizo:
-         Vamos, no te asustes, soy yo.
-         ¿Qué haces? – Le preguntó.
-         Vamos, quitate la ropa y luego te pones esto – me dice Cristian dándome la gabardina que usamos para los juegos.
-         ¿Ahora, aquí? – Pregunto, pues sé lo que luego vendrá y no me hace ilusión hacerlo.
-         Sí, y deja de preguntar o te castigaré por cuestionar mis ordenes.
-         Sí, señor – acepto obedeciéndole. Me desnudo por completo y antes de ponerme la gabardina, Cristian me pide:
-         Siéntate sobre el water con las piernas abiertas.
Obedezco y veo que saca las bolas chinas de la bolsa que lleva. Las chupa, luego acaricia mi sexo que ya está bastante húmedo e introduce las bolas. Un estremecimiento me hace temblar.
-         Bien, levantate.
Me levanto y me pongo la gabardina. Salimos del baño, Cristian me coge de la mano y empezamos a caminar.
-         ¿Dónde vamos? – Le preguntó.
-         Por ahora a dar una vuelta por el campus – me responde.
Caminamos por el campus un rato, siento que las bolas se mueven dentro de mí y la excitación me está torturando, por eso disminuyo mi paso y Cristian me llama la atención:
-         Más deprisa, vamos.
Obedezco a mi pesar, y siento como mi sexo está cada vez más húmedo. Finalmente llegamos a un lugar apartado, en la parte de detrás del edificio. Es un sitio por donde no pasa casi nadie, hay un banco y Cristian me lleva hasta él. Se sienta y me dice:
-         Ven, sientate sobre mi piernas de espaldas a mí.
Hago lo que me ordena, y cogiendo mis brazos me los ata a la espalda, luego me recuesta sobre él y desabrocha la gabardina, lo que me hace estremecer. No quiero que nadie me vea desnuda, pero no puedo hacer nada por taparme.
-         Bien, estás preciosa asi – dice acariciando mis senos.
Luego lleva su mano hasta mi sexo, hurga y tira de las bolas sacandolas. Me estremezco, luego acaricia mi sexo y mi clítoris durante un rato, y finalmente me indica:
-         Ponte un poco más para adelante. Necesito espacio.
Obedezco y oigo como se desabrocha el pantalón. Luego me ordena:
-         Ven aquí.
Y apuntando con su verga a mi sexo me penetra.
-         ¡Aaahh! – Gimo al sentirle dentro de mí.
A continuación empiezo a moverme arriba y abajo sobre su polla erecta, también él se mueve acompasando sus movimientos a los suyos, y asi como acunándome siento como me folla, como se introduce en mí y como saca su polla de mí llevandome cada vez más arriba en la escala del placer, pero justo antes de llegar a la cima me dice:
-         Levántate y date la vuelta.
Obedezco y me quedo de cara hacia él, introduciendome su sexo. Empiezo a moverme de nuevo sobre él. Mientras Cristian me sujeta por las caderas. Luego lleva sus manos hasta mis senos y los masajea y se lleva una pezón a la boca, lo chupetea y lo lame a su antojo, haciendome estremecer; hace lo mismo con el otro pecho y me estremezco, estoy casi a punto de correrme, pero Cristian me dice:
-         Basta, levántate, nos vamos.
Me siento decepcionada, pero obedezco.
Cristian también se levanta, me abrocha la gabardina y cogiéndome del brazo, dice:
-         Vamos.
Nos vamos al coche y una vez dentro Cristian me ordena:
-         Abre las piernas.

Obedezco y veo como saca las bolas chinas de su bolsillo, las chupa y las mete dentro de mi. Volvemos a casa.
Al llegar a nuestro bloque, Cristian decide que subamos por las escaleras, lo que hace que las bolas se muevan sin parar, cuando llego a nuestro piso estoy superexcitada y siento que necesito desahogarme. Entramos en el piso, y Cristian me hace arrodillar en el suelo, luego me quita la gabardina y me ata las manos delante con el cinturón de la gabardina, me hace inclinar hacía delante de modo que tengo que apoyar la cabeza en el suelo entre mis brazos. Siento su mano acariciando mi sexo, saca las bolas y finalmente me penetra sin mas preámbulo y empieza a arremeter con fuerza una y otra vez, y otra, hasta que alcanza el orgasmo justo en el mismo instante en que lo hago yo. Cuando ambos dejamos de estremecernos, nos quedamos tumbados el uno al lado del otro hasta que Cristian me desata y me lleva a la habitación de matrimonio, depositándome sobre la cama.
-         Te amo – me dice apartando un mechón de pelo de mi cama.
-         Yo también te amo.
-         Soy el hombre más feliz del mundo  - me besa y se recuesta a mi lado.
-         ¿Cómo ha ido tu primer dia de clase?
-         Bien, muy bien, sobre todo cuando mi marido ha venido a buscarme.
-         ¡Uhmm, me alegro! Bueno, creo que será mejor que prepare la cena, descansa un poco, princesa.

-         Sí, señor, lo que tu ordenes, señor – le digo traviesa. 

viernes, 28 de agosto de 2015

ATADOS


CAPITULO 1 Solo mía

Estoy semidesnuda, solo con las braguitas, los ojos vendados y las manos atadas atrás. Cristian se acerca a mí y me besa. Me ha prometido que está será una noche especial, ya que es nuestra noche de bodas. Sus manos acarician mis senos, estoy de pie junto al sofá de la sala de estar de la habitación del hotel. Cristian me baja las braguitas despacio y yo siento como mi sexo se humedece, estoy ansiosa por sentirle. Y de repente sus dedos apartan las braguitas y siento como los roza contra mi clítoris, me estremezco y gimo. Empieza a masajear mi clítoris, moviendo cada vez más rápidamente sus dedos, estoy a mil; el hecho de tener los ojos vendados hace que las sensaciones se intensifiquen. Me hace sentar en el sofá, me quita las braguitas y abre mis piernas, y entonces siento su lengua rozando mi sexo. Me estremezco y todo mi cuerpo se tensa, pero Cristian me sujeta por las piernas y continua lamiendo mi sexo, su lengua se mueve veloz, se introduce en mí, sale, rodea mi clítoris, le da golpecitos y empiezo a gemir. Si sigue a ese ritmo me voy a correr. Pero Cristian se detiene, me abre bien las piernas y siento como empuja con su sexo hacia el interior de mi vagina. Me penetra y suspiro. Comienza a moverse despacio, poco a poco, siento sus labios cerca de los míos y me besa.
-         Te quiero – me dice cuando acaba el beso.
-         Yo también te quiero – repito.
Estoy a mil y él lo sabe. Empieza a acelerar sus movimientos y mis gemidos aumentan de intensidad, al igual que el placer que él me da. Hasta que finalmente llegó al orgasmo gimiendo enloquecida. Cristian no tarda en correrse también y lo hace dentro de mí, abrazándome fuertemente contra él. Cuando termina y dejamos de convulsionarnos ambos, me quita la venda de los ojos y me desata las manos. Luego me coge en brazos y me lleva a la habitación y nos acostamos en la cama. El día ha sido largo, hermoso pero largo y ambos estamos cansados.

   
Los primeros rayos de sol entran por las rendijas de la persiana, abro los ojos poco a poco y veo a Cristian a mi lado, está observándome, le sonrío.
-         ¿Qué haces? – Le preguntó.
-         Estaba observando como duerme mi mujer. Estás preciosa cuando duermes.
-         ¿Qué hora es?
-         Las nueve, aun tenemos tiempo para hacer las maletas, el avión hacía Italia no sale hasta las 12.
-         ¡Uhm bien!
Me levanto de la cama para ir al baño. Y desde allí oigo que Cristian me pregunta:
-         ¿Pido el desayuno?
-         Vale – respondo.
Enciendo el agua y dejo que resbale por mi cuerpo. Me siento feliz. Mientras me ducho, oigo que Cristian se mueve por la habitación, intuyo que debe estar preparando las maletas. Cuando salgo del baño Cristian está cerrando las maletas y me anuncia:
-         Acaban de traer el desayuno y tus padres han llamado para decir que en media hora están aquí para llevarnos al aeropuerto, así que espabila, princesa.
-         Vale.
Nos vamos a la sala y allí ya está todo dispuesto para desayunar. Mientras desayunamos le preguntó a Cristian.
-         ¿Pudiste hablar con Pablo?
-        
-         ¿Y que te contó, te dijo algo de Sonia?
-         Que sigue bajo tratamiento, pero que va mejor cada día.
-         Cristian, ¿Puedo hacerte una pregunta?
-         Sí, claro, para eso eres mi mujer.
-         ¿Cuántas hubo antes que yo?
Me mira profundamente a los ojos, coge mi mano entre las suyas y me responde.
-         Cinco, sumisas. Mujeres, no sé exactamente, unas diez o doce, quizás, pero desde que descubrí mi lado de dominante solo cinco, tu has sido la sexta y la última. Por cierto, quería hablar de algo, y es que creo que ahora que ya somos marido y mujer, lo de compartirte con otros preferiría no hacerlo, no me sentiría muy cómodo. Ya te dije que quiero que sea solo mía.
-         Vale, como tu quieras Cristian, ya sabes que haré lo que sea por complacerte siempre – le digo aunque la idea de no poder realizar una de mis más preciadas fantasías no me gusta. Además se que Cristian  disfrutó viéndome con otro, así que no acabo de entender porque me pide eso.
-         Por eso te amo – besa mi mano y la suelta
Le sonrío y continuamos el desayuno, cuando terminamos recogemos todo y bajamos al vestíbulo donde acaban de llegar mis padres.
-         Buenos días, chicos – dice mi padre al vernos.
-         Buenos días papa. – Le respondo – Mamá.
-         Ays hija, no sé porque os vais tan lejos – se queja.
-         Mamá, es nuestro viaje de novios y tampoco está tan lejos. Además así podremos ver a Marcos, me muero por hablar con él y presentarle a mi marido. ¡Que pena que no haya podido venir a la boda!
-         Ya sabes como es tu hermano – añade mi padre – su trabajo siempre es lo primero.
-         Sí. Anda vamos.
Entre Cristian y mi padre meten las maletas en el coche y luego partimos hacia el aeropuerto. Allí nos despedimos de mis padres y marchamos rumbo a Roma donde estaremos un par de semanas.
En el aeropuerto mi hermano Marcos nos está esperando. Gracias a Dios, ha podido buscar un hueco en su trabajo para venir a buscarnos. Marcos es Director comercial en una empresa de pasta en Roma.
-         ¡Hermanita! – Grita en cuanto me ve, es mi hermano pequeño y siempre me ha llamado así.
Corro hacía él y nos abrazamos fuertemente. Cuando dejamos de abrazarnos, Cristian ya está junto a nosotros.
-         Marcos, te presento a mi marido Cristian. Cristian, mi hermano.
Se dan la mano y luego un abrazo.
-         Mucho gusto.
-         Mi hermana me ha contado maravillas de ti – dice Marcos.
-         No será para tanto.
-         No sé, pero yo la veo muy enamorada.
-         Bueno, ella si que es una maravilla para mí y me siento feliz de haberla encontrado – dice Cristian.
-         Buff, me voy a poner roja, chicos.
-         Bueno, ¿qué tal si vamos a comer? – Propone mi hermano.
-         Sí, pero primero seria mejor dejar las maletas en el hotel – dice Cristian.
-         Es verdad.
Pasamos el día con mi hermano, y él y Cristian hacen muy buenas migas.

***
Acabo de ducharme y estoy frente al espejo contando los días que hace que tuve mi última regla, cuando Cristian entra y me pregunta:
-         ¿Qué estás contando?
-         Creo que tengo un retraso de un par de días en el periodo.
-         ¡Oh, quizás estés...! – Insinúa.
-         No – digo yo tratando de convencerme – será solo un retraso con todo el lío de la boda, los nervios, ya se sabe.
-         Bueno, pero si en una semana no te viene, te haces un test de embarazo – me dice.
-         Vale – acepto.
Y empiezo a peinarme pensando que por un lado sería maravilloso estar por fin embarazada, pero por otro también me asusta por todo lo que supone. Cristian se ha metido en la ducha y ver su cuerpo desnudo me excita. Termino de peinarme y me quedo mirando hacia la ducha, abro la mampara y Cristian se gira hacía mí.
-         ¿Qué haces?  – Me pregunta sorprendido.
-         Pensé que quizás te gustaría que tu sumisa te satisficiera.
-         ¡Uhm suena bien eso! – Me dice – Ven – me tiende la mano y se la cojo entrando en la ducha con él.
Nos besamos apasionadamente y empujándome de los hombros me hace arrodillar frente a él, su sexo esta ya erecto y salta ansioso por ser venerado. Abro la boca y cogiéndolo con la mano, saco mi lengua y lamo el glande. Miro a Cristian y él trata de controlar los movimientos de mi boca sobre su sexo. Lo lamo despacio, primero el tronco, luego el glande y desciendo por el tronco hasta los huevos que también lamo. Cristian gime.
-         ¡Oh Dios, Ana! – Musita echando la cabeza hacia atrás.
Siento como su pene se hincha dentro de mi boca sin dejar de chupetearlo, hasta que Cristian me obliga a detenerme y me dice:
-         Ven.
Me levanto obedeciéndole, me pone de espaldas a él, coge mis manos sujetándomelas por encima de mi cabeza con una de sus manos y sin más, me penetra. Empieza a moverse, primero despacio y luego cada vez más deprisa, haciéndome gemir. Siento como su pene entra y sale de mí una y otra vez, y otra. Estoy a mil, y sé que él también y que no tardaremos en corrernos. Y efectivamente, empiezo a sentir el orgasmo naciendo en mi sexo, poco a poco el placer va aumentando y exploto en un maravilloso éxtasis, justo en el mismo instante en que lo hace Cristian llenándome con su leche. Me suelta las manos y me abraza diciéndome:
-         Te amo y soy el hombre más feliz del mundo.
-         Yo también te amo – le respondo, girándome hacia él y abrazándole para besarle apasionadamente.
Salimos de la ducha y nos secamos mutuamente y cuando me seco entre las piernas la toalla queda manchada. Así que era sólo una falsa alarma.
-         Falsa alarma, cielo – le digo a Cristian enseñándole la toalla manchada.
-         Bueno, lo intentaremos hasta que te quedes. Anda vamos a dormir.

-         Sí, vamos. 

miércoles, 7 de enero de 2015

ATRAPADA ENTRE DOS HOMBRES

Marta vive atrapada entre su marido y su amante. Ambos son tan distintos, Mario, su marido es demasiado tradicional y aburrido, Rober, su amante, es todo lo contrario, divertido, imprebisible, sorprendente. Pero en realidad, ambos tienen un secreto por descubrir a Marta, ¿cuál será? ¿qué esconden los dos?

Para leer en wattpad: http://www.wattpad.com/story/22669007-atrapada-entre-dos-hombres
Para bajar en pdf:
https://www.dropbox.com/s/oe1q5ha887o6nqd/ATRAPADA_ENTRE_DOS_HOMBRES.pdf?dl=0
https://www.dropbox.com/s/1myeeik6hvhzfra/ATRAPADA_ENTRE_DOS_HOMBRES_2.pdf?dl=0

NOTICIAS

Bueno desde aqui quiero deciros que como ya sabeis suelo publicar mis historias en Wattpad y hace uin par de meses decidí presentar mi novela ATADA a los premios Watty que se celebran allí, y hace un mes me comunicaron que ATADA ha sido seleccionada como finalista en la categoria deErotismo- Homo-erotico, podeis votar por ella si os ha gustado a través de este enlace: http://lospremioswatty.weebly.com/votaciones1.html

viernes, 26 de septiembre de 2014

EL AMANTE MISTERIOSO

 Alma entra en el almacén en busca de una cinta que le ha pedido su jefe, allí es sorprendida por un hombre que le hará el amor sin que ella sepa quien es.A partir de ese momento, ese hombre tratará de hacer realidad todas y cada una de las fantasias que Alma tiene y siempre sin que ella pueda saber quien es él. ¿Descubrirá Alma quien es su amante misterioso? ¿Quién será su amante misterioso, un antiguo novio, un compañero de trabajo, un vecino? Atrevéte a descubrirlo con ella. 


Enlace para leer desde la web de wattpad: http://www.wattpad.com/41945765-el-amante-misterioso

Para bajar en formato PDF:  EL AMANTE MISTERIOSO
.

ACTUALIZANDO EL BLOG

Bueno, despues de un tiempo en que no he subido nada, pues me faltaba inspiraciòn para escribir, aqui estoy actualizando con algunas cositas que he subido a Wattpad y que espero leais. Besos.

martes, 18 de marzo de 2014

LA VENGANZA


Ya podeis leerla en Wattpad  esta historia breve. 
Sinopsis: Paty está harta de Elba su despota jefa, por lo que decide vengarse de ella, seduciendo a su novio Tomás. Asi Tomás cae rendido a los encantos de Paty, pero ¿qué pasará con esa relación cuando aparezca Julio, el hermano de Elba y la haga suya, involucrandola asi en una excitante relación Amo- Sumisa?

Para leer pinchar en este enlace: La venganza
Para bajarla a vuestro ordenador o ebook y leer pinchar 
aqui: La Venganza
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...